domingo, 17 de noviembre de 2013

Receta de Quínoa con alga Nori


Tenía mucho tiempo si escribir en el blog, a pesar que me había puesto como meta actualizarlo una vez al mes, pero esta semana una amiga de mi hija me pidió que les diera la receta de Quínoa con algas. Así que pensé que era una buena ocasión para actualizar mi blog de cocina :)

Esta receta es una variación de mi receta de risotto de algas; la hice porque siempre estoy buscando nuevas formas para lograr que mi hija se coma las algas alegremente*** 

He elegido utilizar el alga Nori porque dentro de las diferentes variedades de algas que existen es la que tiene un sabor más suave. Las algas son una excelente fuente de minerales, vitaminas y nutrientes muy por encima de cualquier otro alimento, razón por la cuál intento consumirlas al menos una vez a la semana para garantizar el equilibrio de nuestra salud.  En concreto el alga Nori contribuye a regular el colesterol, es buena para cuando estamos agotados o con fatiga, y también ayuda a mantener la salud del cabello y las uñas. 

Por otra parte, la Quínoa es un tipo de cereal que proviene de la alimentación andina con un alto valor nutricional ya que proveen ocho tipos de aminoácidos esenciales para nuestro organismo, además de su fácil digestión. Es importante tener en cuenta que la quinoa cuando la vamos a utilizar es necesario lavarla muy bien, porque produce una sustancia llamada Saponina que amarga la comida y no tiene buena aceptación en nuestro cuerpo, por ello es importante lavar con abundante agua antes de utilizarla.

Receta para 6-8 porciones.
Ingredientes:
  • Dos tazas de Quínoa 
  • Cuatro tazas de caldo de verduras.
  • Una cebolla 
  • Un puerro 
  • Un diente de ajo 
  • 200 ml nata de avena 
  • Una cucharada de alga nori
  • 1/4 de cucharaditas de sal, pimienta, hierbas asiáticas, y semillas de fenogreco. 
  • Aceite de oliva
  • Un toque de salsa de soja. (Tamari)

Preparación:
Ponemos en un bol pequeño el alga nori a hidratar con agua y un poco de sal durante 10 minutos. Cuando esté hidratada la escurrimos con un colador.
Lavamos muy bien la Quínoa con abundante agua, hasta que no salga espuma en el agua. 
Picamos la cebolla, puerros y el ajo en pequeños y finos trozos, luego en una olla colocamos en este orden los ingredientes: el aceite de oliva, la cebolla, el ajo, puerros, alga, y especias para que se dore, es importante ir removiendo con una cuchara de madera.

Cuando la cebolla empiece a estar transparente incorporamos la Quínoa con la primera taza de caldo. La cocina necesita estar a fuego medio mientras removemos, sin dejar que se evapore el caldo vamos agregando el resto poco a poco, probando que el grano de quínoa vaya abriéndose. Una vez, se empieza a evaporar el caldo incorporamos la nata de avena removiendo constantemente. Esta nata tiene la particularidad de absorber los sabores, así que comprobamos la necesidad de rectificar las especias y la sal. Dejamos que se evapore un poco la nata hasta quedar una consistencia jugosa.  
Algunas personas agregan queso fresco. Luego servimos y a disfrutar!

Gracias Claus por tu linda petición <3

sábado, 7 de julio de 2012

Los tres amigos: la naranja, la zanahoria y la remolacha.


Cuenta la historia de un lejano país, ubicado al norte del sur, que un día a una madre se le ocurrió la grandiosa idea de meter en un licuadora a tres amigos del mundo vegetal: una naranja grande, dos zanahorias medianas y una remolacha pequeña para alimentar a sus pequeños hijos obteniendo una rica mezcla llena de color y energía.


Desde hace un tiempo mi alimentación se basa en vegetales, legumbres y frutas, por lo que he tenido que volver a los registros de mi infancia y adolescencia en búsqueda de recetas que me garanticen los nutrientes que necesita mi cuerpo… En esta búsqueda recordé como cada mañana miles de madres venezolanas, entre ellas la mía, ofrecen a sus hijos este rico zumo llamado “tres en uno”. Un zumo que según la sabiduría de nuestras madres aportan muchos beneficios al organismo.

Este batido es una fuente de vitaminas, minerales, fibras y  potentes propiedades para todo el organismo. Entre las propiedades que más se destacan son: mejora del sistema inmunológico, prevención del estreñimiento, potente anticancerígeno, aportación de hierro y ácido fólico. Adicional a todo esto,  yo he podido comprobar, que tomarlo durante el período menstrual ayuda a aliviar las molestias propias de esos días porque acompañas el proceso depurativo del cuerpo. Además, de sentirme con energías renovadas. También durante el verano cuando estamos expuestos al sol nos ayuda a cuidar la piel porque ayuda a protegernos de la acción de los radicales libres.  En definitiva es una excelente alternativa para un desayuno completo y rico en beneficios.

¿cómo lo hago yo?
Ingredientes:
·      Una naranja grande, dos zanahorias medianas y una remolacha pequeña. (preferiblemente de huerta, tienen mejor sabor).

Se lavan y pelan las zanahorias y la remolacha, reservándolas para después. Con un exprimidor se saca el zumo de las naranjas, luego se coloca la mitad del zumo extraído junto con las zanahorias en un licuadora; esta mezcla se deja en un vaso. El resto del zumo de las naranjas se licua con la remolacha; como sueltan mucha fibra será necesario colarlas para dejar solo el zumo. Luego se mezclan las dos partes y que da un zumo de naranja, remolacha y zanahoria con un poco de consistencia. Particularmente me gusta tomar la pulpa de la zanahoria, por esta razón hago el proceso dividido en dos partes. Sin embargo, hay personas que licúan todo junto y luego lo cuelan. 
 
Este zumo ya tiene un dulzor natural, pero si consideras que necesitas un poco más de dulce puedes añadir un poco de miel.

Ya tenéis un rico zumo tres en uno, para iniciar el día llenos de energías.

Qué lo disfrutéis***

jueves, 14 de julio de 2011

RE-INVENTANDO EL GARBANZO

Cada vez que en casa tengo que hacer garbanzos mi hija hace una pequeña revuelta! Una noche para evitar esta sacudida en casa, pensé que podría hacer algo diferente. Encontré una receta de hummus que modifique para ajustarlo a lo que tenía en casa, la comparto con vosotr@s:


Ingredientes:

  1. 200 grs. Garbanzos cocidos.
  2. El zumo de un limón pequeño.
  3. Dos ajos pequeños.
  4. Aceite de oliva.
  5. Pimentón picante en polvo. 
  6. 400 grs. de espinacas.
  7. Sal al gusto.
 Preparación:
Cocinar los garbanzos hasta que esten blandos con un poco de sal. En un bol unir los garbanzos cocidos, los ajos pelados, el zumo del limón, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva y un toque de pimentón picante en polvo; con una batidora o procesador de alimentos mezclar todos los ingredientes hasta lograr una pasta cremosa. Es conveniente ir probando hasta encontrar el punto. 

Cuando está listo adornar con un poco de pimentón picante en polvo, aceite de oliva y un toque de finas hierbas. Luego se sirve sobre una cama de espinacas cocidas con aceite de oliva y sal, y has creado un plato nutritivo y apetitoso!

Aunque el hummus original lleva tahini (pasta de semillas de sésamo), es posible lograr un buen hummus haciendo una mezcla justa de limón y aceite de oliva. Una amiga me dijo que probara con un toque de coñac, aún no lo he probado pero os dejo el dato. 


Y por supuesto, que como ingrediente especial el cariño que le pongáis al hacer la comida y la música que siempre me acompaña en mi cocina.

Tengo que decirles que mi hija lo comió todo e incluso repitió; hace un par de días lo llevé a una comida con amigos y también tuvo buena acogida! 

Qué tengáis buen provecho!

sábado, 25 de junio de 2011

RISOTTO PRIMAVERA

Amanecí con ganas de hacer algo diferente para la comida, y entonces pensé que quizás podría probar a hacer un risotto; como no tenía los ingredientes completos (siempre me ocurre esto) decidí que era un buen momento para crear!

Puse un poco de música de Kenny G, y una rápida inspección a la nevera me permitió saber lo que haría. Os cuento lo que  hice:

Ingredientes:
  • ·      2 tazas de arroz parbolizado.
  • ·      Pechuga de pollo cocida con especias para el caldo de pollo (4 tazas).
  • ·      Una cebolla pequeña
  • ·      Dos ajos pequeños.
  • ·      Un tazón de espinaca.
  • ·      Una cucharada de perejil.
  • ·      Un tazón de maíz dulce congelado.
  • ·      Pimienta, sal, gengibre y tomillo al gusto.
  • ·      Aceite de oliva.
  • ·      200 ml de nata liquida.
  • ·      Una porción de queso fresco.

Preparación:
Primero pique la cebolla y el ajo en pequeños trozos, luego en una olla mediana coloqué el aceite de oliva, la cebolla, el ajo y el arroz para que se fuesen dorando, es importante ir removiendo con una cuchara de madera.

Como necesitaba caldo de pollo y me había sobrado del día anterior una pechuga echa a la pimienta, decidí colocarla en una olla pequeña con 4 tazas de agua para hacer el caldo; cuando estaba hirviendo saque el pollo y puse a cocer la espinaca. Al estar lista licué la espinaca y el perejil en esta agua, que luego agregué al sofrito para que el arroz se cocinara con esta junto con la sal, pimienta, gengibre y tomillo. También incorporé la pechuga de pollo desmenuzada.

Cuando el agua se evaporó, incorporé la nata liquida y el queso fresco mientras removía hasta quedar una consistencia pegajosa.

Al servirlo por encima espolvoree un poco de finas hierbas para adornar.

Estaba riquísimo mi hija lo disfrutó mucho, y decidimos bautizarlo como risotto primavera por la combinación de colores y porque estábamos aún en primavera.

Creo que estaba tan bueno por la combinación de sabores, pero el secreto definitivamente estaba en el amor que le puse mientras lo hacía y la imagen de mi familia disfrutando del risotto. 

LA COCINA CREADORA

Cuando era adolescente tuve el primer contacto con la capacidad de crear que existe en la cocina, junto con mi mejor amiga Romy nos dedicamos a hacer pasteles para todas las celebraciones de nuestras familias. Con el transcurrir del tiempo me aleje del fuego para dedicarme a otras tareas, perdiendo el interés por la cocina.

Hace unos meses me mudé a una casa que tiene una cocina que hace feliz a cualquiera! Esta cocina tan llena de luz, con sus hermosos colores y su amplitud para reunir a la familia y amigos, despertó en mi corazón ese amor por cocinar del que me había desconectado.


Al disfrutar de la experiencia de cocinar y poner a favor toda mi capacidad creadora, siendo consciente de que soy una aprendiz, me he lanzado a la aventura de alquimizar los alimentos acompañada de la excelente música de Kenny G, quien inspira mis mejores platos!

Hasta ahora mis recetas erán únicas e irrepetible, porque no estaba apuntando cómo hacia los platos, solo me dejaba guiar por mi creatividad: mezclando sabores, esencias y colores!

Al inicio para acompañarme en la aventura de cocinar, vino mi amiga Mauriana Ascanio (http://reposteriafinaanamarcano.blogspot.com), repostera de alma y corazón para enseñarme junto a otras amigas a hacer cup cakes, magdalenas y bizcochos; transmitiéndome su amor por los dulces y lo chic de la cocina. Gracias por ello, porque me ayudaste a despertarme!

Un día una buena amiga que sabe de mis nuevas andanzas por la cocina, me dijo que por qué no escribía un blog con las recetas y así podría recuperarlas, y le dije: Yo? Si no tengo idea de la cocina! Solo me dejo llevar por el disfrute de cocinar pensando en las personas que comerán mis platos! Y aquí estoy lanzándome a esta aventura de compartir este amor por los míos con otras personas. Espero que os sirva y lo disfrutéis tanto como yo!

Vamos a crear una cocina amorosa!!